El vino para Beethoven

La música es el vino que inspira nuevos procesos generativos, y yo soy Baco que elabora este vino glorioso para la humanidad y los vuelve espiritualmente borrachos.

Qué gran músico fue Beethoven, no creo que quepa duda al respecto. Quienes no han escuchado alguna de sus sinfonías o sonatas, se han perdido la oportunidad de sentir a través de su obra, su fuerza, energía y pasión. Sin duda alguna, lo más significativo de él fue, ser uno de los articuladores en la transición del clasicismo al romanticismo en la música occidental.

En su frase relativa al vino, se transmite con claridad esa capacidad suya de crear y luego transmitir a sus oyentes emociones intensas y embriagantes. El vino inspira, definitivamente, pero Beethoven al ponerlo con sus palabras a la altura de la música, lo eleva en su misión a una mucho más enaltecedora, quizás algo abstracta, pero no por eso menos profunda.

Y al ponerse él como Baco no sólo se evidencia significativa autoestima, si no que para él, al componer esa música energizante, via y adictiva, hace que quienes la disfrutamos, seamos incapaces de negarnos a otra copa.

IdV

 

Más lecturas relacionadas: